top of page
  • Foto del escritorNatasha Patiño

"Encontrar Ayuda...El día que Recuperé mi Sonrisa." La Historia de un Joven Sobre la Depresión




El día que recuperé mi sonrisa. Comenzó como cualquier otro dia; Estaba sentado en la oficina de mi terapeuta poniéndome cómodo en el sofá café claro frente al estante de libros y audaces palabras de aliento y frente a eso está la silla en la que se sienta Ms. Natasha.


"Oye, algo parece diferente en ti hoy, ¿te cortaste el cabello?" Ella pregunta.


"No, no lo hice", respondí.


"¡Ah! Sé lo que es diferente hoy. Estás sonriendo y tu lenguaje del cuerpo esta relajado y tranquilo".


"Tienes razón, supongo que hoy tuve un muy buen día de relajamiento y pensamientos de apreciación".


Mientras el sol brillaba en la oficina, mis pensamientos y mi sonrisa brotaban como las flores afuera, y aquí es donde comienza mi historia.



Hace un par de años, casi el comienzo de mis años de escuela intermedia fue el comienzo de un declive constante en mí mismo y en la forma en que pensaba y me expresaba. Según recuerdo, todas mis expresiones faciales y acciones parecían falsas. Nada se sentía real en ese momento, y supe que algo andaba mal durante mi primer año en la escuela secundaria. Como cualquier otra persona, lo ignoré y continué durante el año escolar con ese sentimiento en el fondo, pero lo ignoré, lo cual fue un terrible error que me costó un par de años de mi vida.



A medida que avanzaban mis años de escuela intermedia, mi salud mental cayó a un punto muy bajo. No me iba bien en la escuela, no me tomaba nada en serio y hablaba menos. Mis luchas fueron muy notables para todos, especialmente para mis padres, quienes insistieron en que necesitaba ayuda, pero como cualquier estudiante tonto, me negué y seguí con mi día mientras me preparaba para el siguiente. Algunos de esos momentos quedaron en recuerdos que desearía no recordar, pero cuando termine la escuela intermedia (octavo grado), pensé que todo iba a quedar en el pasado, y que iba a tener un nuevo comienzo.


Aparentemente, estaba equivocado. Nunca habría haber pensado que podría empeorar, y no estaría escribiendo esto si hubiera salido bien. De cualquier manera, estaba comenzando mi primer año de escuela secundaria (noveno grado), en una nueva escuela, y tenía nuevas clases, por las que estaba emocionado y nervioso. A lo largo del comienzo del año iba bien, pero sentí que algo se arrastraba sobre mí, pero no podía imaginar qué era hasta que llegó marzo y las noticias sobre COVID se estaban extendiendo.


Cuando la pandemia realmente comenzó, envió a todos a casa, y al principio estaba emocionado porque no tenía que lidiar con maestros u otras personas y las clases se volvieron más fáciles ya que era el primer año virtual y no había mucho trabajo. Cuando mi noveno grado estaba terminando, los problemas volvieron y me golpearon el doble de fuerte, lo que me hizo perderme mentalmente. A lo largo de mi segundo año fue lo mismo todos los días, sintiendo ira, tristeza y ninguna esperanza para mí una y otra vez. No me estaba yendo bien en mis clases, y también me estaba afectando socialmente. Hasta que un día me senté y comencé a pensar profundamente y a dejar ir mi terquedad, lo que me permitió encontrar a Ms. Natasha. Asumí la responsabilidad y me permití obtener ayuda, algo en lo que nunca hubiera pensado en ese momento. Finalmente pude conocerla y hablar con ella al comienzo de mi tercer año debido a COVID, pero valió la pena la espera.


Cuando finalmente llegó el momento de conocerla, me preocupaba si las imágenes en google mentían sobre el lugar o era la dirección incorrecta, pero en realidad fue lo que me sorprendió. El edificio parecía viejo, pero cuando entre, parecía moderno, pero no demasiado. Parecía pequeño desde el exterior, pero no por dentro, honestamente no era lo que imaginaba. Mirando por el pasillo llevó mi ansiedad a su punto máximo, lo que me hizo comenzar a temblar, pero cuando vi la puerta abierta y Ms. Natasha salió, mi corazón se cayó y quise volver a correr. Aunque quería correr afuera, necesitaba calmarme porque lo que necesitaba era ayuda y no iba a dejar que seis años de mi vida desperdiciados se convirtieran en 7 debido a mi salud mental. Así que me sacudí y entré con ella.


Cuando entré, sentí que mi terquedad regresaba y decía: "No necesitas esto, estás bien, todo estará bien. Solo necesitas darle más tiempo". Lo cual seguí discutiendo conmigo mismo diciendo que el tiempo es lo que no tengo y que ya he desperdiciado mucho. Cuando nos sentamos, elegí el sofá frente a la pared donde estaba el estante para libros y a mi izquierda hay otro sofá debajo de la ventana y a mi derecha hay otro asiento, pero también una chimenea y algunas pinturas. La primera impresión que tuve de esto fue que era cómodo, no exagerado con muchas cosas pequeñas y no demasiado aburrido con nada en él. Pensé que era perfecto tal como era. También tenía muy buen olor y la oficina estaba muy limpia. Mientras se sentaba, ella me miró y dijo:


"Hola, mi nombre es Ms. Natasha, encantada de conocerte"


"Mi nombre es D-D-D-Diego, encantado de conocerte también"


No podía sacar las palabras de mi boca. Mi voz era demasiado temblorosa, y quería irme porque me daba vergüenza después de eso y hablé con un tono muy bajo, apenas comprensible, pero ella logró escucharme.


A lo largo de mi tiempo trabajando con ella, logré aprender muchas cosas para evitar estar "en un caparazón," como lo describió Ms. Natasha y ella me ha ayudado mucho, especialmente a través de algo que me negué a creer, que era la depresión. Siempre pensé que tenía algo similar, pero siempre lo negué debido a mi terquedad, que fue la causa de muchos otros problemas que tuve. De todos modos, volviendo al presente, la forma en que describiría su ayuda después de hablar con ella por un tiempo tendría que ser que ella me ayudó a través de un incidente que sucedió en Bonds (centro de carreras/career center) que me habría marcado, pero ella estaba allí, y otra vez que algo sucedió no hace mucho tiempo sería la muerte de mi tía. Ella fue como una segunda madre para mí. Todavía hay un agujero en mi corazón, pero poco a poco Ms. Natasha me ha ayudado a llenar ese agujero a pesar de que nada puede reemplazarlo. Siempre seguiré recordando a mi tía.


La forma en que describiría a Ms. Natasha tendría que ser que es una mujer muy amable con muchos conocimientos como un diccionario, tiene palabras que ni siquiera sabía que existían, tiene un cabello castaño claro largo y muy bonito con una sonrisa contagiosa que te haría sonreír incluso si estuvieras a kilómetros de distancia con solo mirarla. Ella tiene una formación muy similar a la mía con sus padres y cómo creció. Se viste muy bien, y tiene oídos abiertos a cualquier situación con una voz que dice muchas verdades. Ella me ha ayudado durante mi tercer año de escuela secundaria y “muchas gracias” ni siquiera podrían sumarse a cómo realmente me salvó la vida y cómo progresivamente cambió las cosas y mejoró mi salud mental.



Escribir esto me hizo darme cuenta de que hay muchas personas que realmente necesitan ayuda, pero no están dispuestas a dar un paso adelante y abrir sus oídos y mente para pedirla. Realmente crea la palabra "ayuda" en una persona que la gente como yo busca pero que ni siquiera se da cuenta de que está justo frente a nosotros todo el tiempo. Creo que la gente debería buscar ayuda en lugar de esperarla porque en realidad nadie sabe cómo te sientes aparte de ti, y nadie te ayudará a menos que lo desees y he aprendido eso de la manera difícil. Esa es mi historia sobre cómo las interacciones con Ms. Natasha realmente me salvaron la vida antes de hacer algo estúpido y cierro esta historia teniendo una sensación de alivio, y finalmente puedo cerrar un capítulo oscuro en mi vida.


La historia de un muchacho hispano de 17 años sobre la depresión. Esto fue una tarea de escritura que tenía para la escuela, que eligió para hablar sobre su experiencia con la terapia.

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png

¿Cómo puedo hacer un comentario en tu publicaciones?

Fue difícil tomar la decisión de no aceptar comentarios en mi blog. Sin embargo, deseo que mis lectores puedan interactuar y sentirse parte de una comunidad. Los comentarios son difíciles de regular y no todo el mundo comenta tomando en consideración los sentimientos de los demás. Los comentarios pueden provocar o molestar a algunos lectores, y eso no permite que se cumpla la misión por la cual fue creado este espacio, un lugar seguro para aprender. Si lees una de mis publicaciones y tienes comentarios, una pregunta importante o una historia que deseas compartir, envíame un mensaje aquí.

Estaría encantada de responderte directamente, y si te parece y me autorizas, incluso compartir nuestra conversación como una publicación de blog. No olvides suscribirte aquí. ¡Es gratis!

bottom of page