• Nancy Parcels

“Lo Que Podría Haber Sido” - Mi Lucha Personal con los Abortos Espontáneos

¡Hola! Mi nombre es Nancy Parcels.


Soy una madre cristiana ortodoxa de 38 años, madre de educación en el hogar y mama de cuatro niños: un niño milagroso de casi 9 años, dos bebés en el cielo, y mi segundo bebé milagroso, un bebé de 4 meses.


Un aborto espontáneo es algo que ninguna mujer debería de pasar. Son comunes pero

no se habla de ello. Después de que me volví más vocal sobre mis experiencias, descubrí que algunos de mis amigos y mi abuela tuvieron al menos dos abortos espontáneos, pero nunca hablaron de ellos porque no sabían cómo.



El 16 de noviembre de 2012, y el 26 de enero de 2013, son dos fechas que nunca olvidaré.

Esos dos días perdí un pedazo de mí mismo. Perdí a miembros de mi familia. Perdí a dos hijos más que mi esposo y yo podríamos haber criado juntos. Perdí hermanos para mis hijos. Perdí nietos, sobrinas o sobrinos. Perdí una parte de nuestro legado. ¿Quiénes habrían sido?

¿Cómo serían? ¿Eran niños o niñas? ¿Tendrían los ojos azules de mi esposo o mi cabello oscuro? Casi 9 años después y estas siguen siendo preguntas que me hago. La única

La diferencia ahora es que esas preguntas no están llenas de ira hacia Dios y hacia mí mismo, autoculpa, o desesperación. Son preguntas llenas de curiosidad general y asombro. Son preguntas que espero haber respondido cuando llegue a encontrarme con ellos en el cielo algún día.


¡Me tomó MUCHO tiempo llegar al punto de poder hablar de ellos con CUALQUIERA!

El dolor cortó tan profundo. El dolor algunos días era insoportable. Si no fuera por el hecho de que tenía que cuidar de mi hijo que tenía un año, no estoy del todo seguro de cómo habría sobrevivido al dolor. Por varios años las únicas personas que sabían de mis pobres bebés eran mi esposo y mi mamá. Yo un día me di cuenta de que necesitaba terapia. No podía entender cómo ordenar mis sentimientos. Así que encontré un terapeuta en el que puedo confiar, y me puse en contacto con mi sacerdote. Con la ayuda de mi terapeuta y del sacerdote, se nos ocurrió un plan de juego para ordenar mis sentimientos y trabajar a través de mi dolor. Decidimos esto:


1. Es necesario hablar de mis hijos. Así que lo dijimos a mis suegros, hijo, abuela y padrinos.


2. Necesitaban ser nombrados. Siendo cristianos ortodoxos, mi esposo y yo decidimos elegir sus nombres de los santos que se conmemoran durante el mes en que los perdimos. El nombre de nuestro primer bebé ángel es Mathew, y el nombre de nuestro segundo bebé ángel es Basili (Billy).


3. Compré iconos de San Mateo y San Basilios. Cada vez que me siento deprimido y los extraño, enciendo una vela y oro junto a los iconos.


4. También leí el libro “Under the Laurel Tree: Grieving Infertility with Saints Joachim and Anna” By Nicole M. Roccas. Lo he leído varias veces. Cada vez que siento tristeza o desesperación, ¡lo leo!


5. También leí el libro de oraciones “The Ascetic Lives of Mothers: A Prayer Book for Orthodox Moms” by Annalisa Boyd.


6. Leí un Akathist a la Virgen María.


7. En octubre de 2014, encontré un evento llamado “A Walk to Remember.” (Un Paseo para Recordar) Fue un evento en el que caminamos 2 millas (una milla por bebé) y luego al final se leyeron sus nombres. Fue increíblemente humilde escuchar que las parejas tienen 4, 5 y 6 nombres leídos.



8. Escribí cartas a mis bebés. Les conté cómo me sentí cuando me enteré de que estaba embarazada y cuando los perdí. Les dije todas las cosas que quería que supieran.


9. Hace unos años, una amiga mía que vive fuera del estado me dijo que su iglesia iba a tener un servicio especial que era como un servicio funerario y que iban a leer los nombres de los niños que se fueron demasiado pronto. Yo no estaba en la iglesia, pero ella me mando un mensaje de texto cuando el sacerdote leyó sus nombres, pero momentos antes de enviarme un mensaje de texto, supe que sus nombres habían sido leídos. Sentí que este peso se levantaba de mis hombros.


10. ¡Oré! Oré por mis bebés, la sanación, el dolor de mi esposo y mi hijo mayor (que en ese momento pensé que sería hijo único).



Con todas las cosas, finalmente comencé a sanar y llegar al punto en que puedo hablar de ellos con alegría y no tristeza. Puedo hablar de ellos con mi hijo mayor y responder a sus preguntas. Ahora me considero una madre de cuatro hijos. Aunque nunca los sostuve, y actualmente no se como se vieran, son mis bebés.


Insisto a todos a encontrar su grupo de apoyo. Para mí fue mi esposo, mamá, sacerdote y

terapeuta. Sin su apoyo, amor, aliento, comprensión y un hombro para llorar yo

nunca habría hecho el progreso que yo he hecho. Manténgase fuerte y trabaje a través de su dolor.


¡Amor a todos!

Nancy







Entradas relacionadas

Ver todo
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png
Green sun half-04_edited_edited_edited.png

¿Cómo puedo hacer un comentario en tu publicaciones?

Fue difícil tomar la decisión de no aceptar comentarios en mi blog. Sin embargo, deseo que mis lectores puedan interactuar y sentirse parte de una comunidad. Los comentarios son difíciles de regular y no todo el mundo comenta tomando en consideración los sentimientos de los demás. Los comentarios pueden provocar o molestar a algunos lectores, y eso no permite que se cumpla la misión por la cual fue creado este espacio, un lugar seguro para aprender. Si lees una de mis publicaciones y tienes comentarios, una pregunta importante o una historia que deseas compartir, envíame un mensaje aquí.

Estaría encantada de responderte directamente, y si te parece y me autorizas, incluso compartir nuestra conversación como una publicación de blog. No olvides suscribirte aquí. ¡Es gratis!